Normas y botones

Fuente: Pixabay

Son las 6 de la tarde y todavía no he abierto el cajón de la mesita. Tampoco he desayunado ni comido, pero eso no importa. Sigo con la búsqueda del botón negro de 3 agujeros, aunque algo me dice que puede encontrarse en el cajón de la mesita, donde ayer cayó accidentalmente.

Tenía que comprobar otras opciones quizá poco probables pero más favorables, como que la caída sólo ocurrió en mi mente, o que existe un doble fondo en el cajón que expulsa los objetos que caen a otro lugar cercano y seguro. Creo que después de tanto trabajo ya puedo descartar que se haya deslizado bajo una baldosa del suelo.

Algunos desquiciados han llegado a afirmar que se puede abrir el cajón sin usar el botón, pero jamás han sido capaces de esgrimir algo más que conjeturas sin prueba alguna. Es un hecho práctico que el botón de 3 agujeros abre el cajón de la mesita donde descansa el lápiz que enciende la encimera de la cocina.

Me siento en la cama, me reajusto la gorra a la sien, y miro el cajón mientras espero.

Publicado por Elmiro Higgs

Escribo minirrelatos y otras cosas

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: